Si notas que tu piel está opaca o que no tiene esa vitalidad que te gustaría mostrar durante tu vida diaria, entonces es posible que necesites realizar algunos cambios en tu vida. A continuación te enseñamos algunos tips que te ayudarán a recuperar el brillo en tu rostro y a resplandecer sin importar la situación.

Protección solar

A todos nos gusta recibir un poco de sol y ponernos un poco más morenitas. Sin embargo, cuando no utilizamos protección solar dejamos que nuestra piel sufra también todos los efectos adversos de nuestra exposición. En este caso, nuestra piel se deshidrata, se arruga y se mancha, dando paso a un tono bastante opaco y antiestético.

Utilizando protección solar es la mejor alternativa para quedarnos solo con los efectos agradables, previniendo de paso el envejecimiento de la piel.

Alimentación

Otro elemento fundamental cuando se trata de brindarle luminosidad a nuestra piel reside en las comidas que forman parte de nuestra alimentación. Las Vitaminas B y C, por ejemplo, son perfectos para la creación de colágeno y la reparación de los tejidos. Además, forman parte activa de la oxigenación y limpieza de nuestra piel.

Por otro lado, el Omega 3 presente en los alimentos ricos en grasa sana es también un gran aliado a la hora de brindarle hidratación y luz a tu rostro. Fíjate en que los productos que consumas sean ricos en minerales, vitaminas, proteínas y, por sobre todo, agua.

Retinol

Este producto tiene gran popularidad en la industria de la cosmética y se debe a la gran acción antiarrugas que posee cuando entra en contacto con la piel. Es un elemento compuesto de vitamina A utilizado frecuentemente en cremas exfoliantes y que otorgan luminosidad a los rostros.

Es muy probable que alguno de los cosméticos que utilizas de manera diaria tenga este componente. En caso contrario, lo puedes encontrar en cualquier tienda o farmacia.